22072017_Cuvillo_CORRIDA-30

Cayetano a punto estuvo ayer en Alicante de salir a hombros con sus compañeros pero el fallo a espadas en el sexto y la negación del presidente de concederle la segunda oreja en su primero con la petición mayoritaria, evitaron la Puerta Grande. Fue un gran encierro de Núñez del Cuvillo ante 7000 personas.

El primero de Cayetano doblaba las manos cuando le bajaba la muleta hasta que a mitad de faena en una tanda por el derecho, le cogió la medida y fue todo para arriba. Cadenciosos naturales y enrazado Cayetano. Se le pidieron las dos orejas tras entera fulminante pero el presidente solamente concedió una. A no quedarse atrás tras el triunfo de sus compañeros salió Cayetano en el sexto, en el que saludaron en banderillas, Joselito Rus y Alberto Zayas. Faena de disposición ante un astado con un punto áspero pero al que supo sacarle partido. Erró con los aceros y se marchó a pie de Alicante.

Así lo vivieron los medios taurinos:

MUNDOTORO

Le faltó pujanza al tercero, pero también se dejó mucho. Cayetano inició rodilla en tierra una faena de corte y concepto clásico en la que sobresalieron por su despaciosidad las series sobre la mano derecha aunque al natural también hubo muletazos sueltos de buena nota. Mató al toro de un gran volapié que desembocó en una doble petición de trofeo, pero el presidente solo concedió una oreja. El sexto también resultó manejable pero fue de los seis el que menos se empleó y el de viaje más escueto. Cayetano anduvo entregado pero lo pinchó en dos ocasiones y su esfuerzo se quedó sin recompensa.

APLAUSOS

Cayetano lanceó de salida con verónicas a pies juntos con mucha templanza, rematadas con una media. El toro tomó un puyazo ligero y Cayetano toreó con la muleta sobre ambas manos de forma muy templada. Empezó con muletazos sobre la diestra y pases de pecho. El toro, de muy buen juego, con una calidad excelente, se llevó “puestos” unos cuantos naturales también muy despaciosos, con sevillano estilo algunos de ellos, ejecutados a pies juntos y recordando a Pepe Luis. Se adornó con molinetes de rodillas y pases por alto antes de dejar un estoconazo en la cruz. El público pidió con fuerza las dos orejas, pero el presidente sólo concedió una.

El sexto fue distinto al resto de sus hermanos. Fue el de más cuajo del encierro, con sus 525 kilos a cuestas, y aunque no tuvo mal son, soltaba más la cara. Cayetano hizo un esfuerzo y anduvo bien con el animal, sobre todo toreando al natural, de frente. Eso fue lo más destacable de la faena. Dos pinchazos y una estocada redujeron el premio a una ovación.

 

EL MUNDO

Cayetano tuvo en su inicio rodilla en tierra, momentos de gran torería. Y continuó en redondo con empaque, destacando los pases de pecho marca de la casa, de los genes heredados. Al natural destacó la segunda tanda, muy ligada, con gusto. Y un espadazo fulminante levantó al un público que se quedó con las ganas de las dos orejas.Sólo faltaba ‘tocar pelo’ con el sexto para el pleno triunfal pero Bauletón fue el más deslucido del sexteto de Álvaro Núñez. Insistió Cayetano, se trabajó el premio, pero esta vez le falló el cañón.

ABC

Otra, con fuerte petición de la segunda, cortó Cayetano tras un espadazo fulminante al boyante tercero, en el que prologó con torería y empaque rodilla en tierra una obra muy del gusto del respetable.