IMG_4510-9

Cayetano Rivera cortó cuatro orejas en una tarde donde pudo desarrollar toda su tauromaquia. De esta forma  definió lo sucedido la periodista Irene Martín Moya en la web taurina mundotoro.com “Incontestable fue el triunfo de Cayetano en la LIX Goyesca de Ronda. Por dos veces se le llegó a pedir el rabo, con rotundidad en el sexto. Su tarde fue un compendio de lo que debe tener un torero actual: raza, ambición, torería, gusto y una cualidad importante, el ir a más. Esa progresión tan evidente en un solo día. Por otro lado, el cuidar los detalles, la entrada y salida de la cara del toro, el andar por la plaza y el saber dar muerte a un toro bravo, a la postre premiado con la vuelta al ruedo, en su sitio, el centro del ruedo. Ese pellizco, puro y limpio, lleno de verdad y sin un exceso de técnica, dándolo todo en un grito callado de reivindicación: la Goyesca es mía.”