leon

Nuevo triunfo de Cayetano esta vez en León, en la Feria de San Juan ante más de media plaza. Tres orejas que pudieron ser incluso cuatro ya que se le pidió la segunda en el que cerró plaza. Así lo contaros los compañeros del Diario de León y de Cultoro

 

EL DIARIO DE LEÓN

Destacó sobre todo Cayetano Rivera en la lidia al primero de su lote, que hizo tercero, un castaño con el otro hierro de la ganadería anunciada que no tenía ni un pase por el pitón derecho. Se lo dejó claro al madrileño en el segundo muletazo, que intentó rodilla en tierra y en el que le arrolló feamente. Volvió el torero decidido a la cara del de Vegahermosa y le recetó una tanda de manoletinas con cambio de mano componiendo la figura que dejaron claras sus intenciones.

Basó en la mano izquierda la faena a un toro que embestía con violencia, protestando e intentando irse del engaño. Cayetano lo citó de largo, condujo la embestida con mando y temple y no le permitió irse de la muleta, de la que salía desentendido buscando las tablas. Trató al final de probar otra vez por el derecho y el toro volvió a colarse feo, resolvió tirándose de rodillas y remató de nuevo con la zurda con pases dando el pecho y estatuarios mirando al tendido. Se volcó en la estocada, de rápido efecto, y cortó con contundencia las dos orejas.

El que cerró plaza llegó a la muleta con muy poco gas, después de trastabillarse ya en el capote y a pesar de la impecable lidia de la cuadrilla. Por el pitón derecho perdió pasos para intentar alargar la embestida sosa y sin transmisión del de Jandilla; llevando siempre la muleta a media altura para no obligar en exceso al blando enemigo en un trasteo sin emoción que el público agradeció con ovaciones. Por el pitón izquierdo hubo menos acoplamiento, el toro tenía apenas media embestida y se revolvía defendiéndose. Fue una faena larga, con el toro yendo y viniendo, que alegró con manoletinas antes de dejar una estocada entera. Sólo paseó una oreja, y el público abroncó a la presidencia por no conceder el doble triunfo.

 

CULTORO

Enrazado Cayetano recibió de larga al colorado de Vegahermosa, crudo se lo dejó en el caballo y lo pagó más tarde, dos grandes pares de Iván García que tuvo de desmonterarse. Rodilla en tierra comenzó la faena en tablas recibiendo una fortísima voltereta que bien pudo costarle caro, prendido de fea manera, sacó raza para mandar sobre el toro que se colaba por el diestro, larga y jaleada tanda al natural, alargando la mano, probó con la diestra soltando una nueva tarascada por lo que retomó la siniestra, la estocada hasta la bola un tanto caída le valió para desorejar al toro. Dos orejas.

El que cerraba plaza fue otro toro sin chispa del hierro titular, Cayetano le buscó las vueltas a pesar de no tener faena el toro, puso todo de su parte buscándole las vueltas y la forma de que embistiera, remató la faena con adornados molinetes, la estocada hasta la bola en buen sitio le permitió cortar otra oreja, recibiendo una sonora pitada que tardará en olvidársele al presidente por no conceder la segunda con buen criterio. Oreja.