alba

CULTORO

“Garra y raza mostró Cayetano Rivera frente al primero de su lote, un tercero de más agradable estampa que sus hermanos y al que saludó echándose de rodillas para pegarle una larga cambiada de hinojos. Tras brillar Iván García en el tercio de banderillas, arrancó su trasteo muleteril Cayetano también de hinojos, conectando con el tendido al incluso cruzarse de rodillas en la misma cara del toro para rematar la serie inicial. Pero la chispa y el temperamento del prólogo muleteril, lo transformó el astado en aplomamiento conforme fue transcurriendo el trasteo del menor de los Rivera. La proposición firme para sacarle muletazos de calidad a diestras, cruzándose para enlazar el de pecho siempre. Mató de media estocada tendida y dos descabellos y fue ovacionado. No tuvo suerte con el deslucido sexto, siendo silenciado.”

APLAUSOS

“Por verónicas recibió Cayetano al tercer toro de la tarde. Un manejo del capote lleno de gusto y torería con el que también destacó llevándose al toro al caballo por galleo con chicuelinas. El toro tuvo temple y duró en el comienzo de una faena que Cayetano estructuró en tres partes bien definidas: una primera con un toreo de rodillas, vibrante y entregado que llegó a los tendidos; una segunda parte más asentada con el toro más templado donde se lució toreando sobre ambas manos y finalmente, cuando el toro se vino a menos y terminó con la embestida muy corta, también acortó distancias el diestro y, entre los pitones, terminó de exprimir las condiciones del toro de Daniel Ruiz. El pinchazo hondo y los dos descabellos le hicieron perder el trofeo.”

MUNDOTORO

“Algo más bajo, terciado y acapachado, pero serio, el tercero se movió con prontitud y transmisión en el capote de Cayetano, que se gustó en algunos lances a la verónica, especialmente por el pitón izquierdo. Tuvo mucha movilidad el astado y emoción en los primeros tercios, con una embestida seca. Muy enrazado, con mucha entrega, Cayetano comenzó la faena de rodillas al hilo de las tablas en un emocionante inicio. Lo sacó al centro del ruedo, y allí el animal embistió en la primera serie con la derecha con mucha movilidad. Después, el animal cambió su comportamiento con unas arrancadas más nobles pero con mucho menos ímpetu, y a menos. Tuvo calidad por el pitón derecho aunque le faltó fuerza, y por el izquierdo fue más brusco. Cayetano lo toreó con temple y largura en una faena de mucha entrega que remató de media estocada trasera y tendida.

Tras recibir un pitonazo en su toro anterior, Cayetano tuvo que pasar por la enfermería y salió con la mano izquierda vendada. Así hizo frente al sexto, un toro muy suelto en los primeros tercios, y que luego fue un ejemplar sin transmisión y sin clase. Lo intentó el diestro, que no tuvo opción de lucimiento.”