tana_web

El torero visitó el Centro de Día de Aldeas Infantiles SOS de La Chana, en Granada

Cayetano Rivera Ordoñez y su gran amigo, El Fandi, compartieron merienda con los niños y las familias del centro.
El diestro y la fundación de la que es patrono, Yo Niño, han colaborado en la rehabilitación y equipamiento de este centro que atiende a una treintena de familias.
Los Centros de Día de Aldeas Infantiles SOS ofrecen apoyo escolar y actividades educativas y lúdicas a los niños y trabajan con las familias en sus cuidados parentales.

Madrid 26 de mayo de 2015. Durante el año pasado, el torero vivió una aventura muy solidaria emulando la popular novela de Julio Verne, y dio la vuelta al mundo en 80 días con un fin muy especial: recaudar fondos para proyectos de ayuda a la infancia y concienciar a la población de la necesidad de proteger a los niños. Su fundación, Yo Niño, eligió a Aldeas Infantiles SOS como destinataria, dada su experiencia y trayectoria con las familias vulnerables.

Cayetano Rivera Ordóñez y su amigo David Fandila “El Fandi” compartieron ayer una divertida merienda con los niños y familias del Centro de Día de La Chana (Granada) durante su visita, en la que además asistieron a distintos números musicales con los que los pequeños quisieron agradecer tan especial visita.

El torero ya ha demostrado en diversas ocasiones su empatía e implicación con la infancia y ha querido conocer de cerca el trabajo de Aldeas Infantiles SOS en sus diversos programas. En esta ocasión, la visita al Centro de Día de La Chana, en Granada, responde a otro gesto solidario del diestro. Los fondos recaudados con su “Vuelta al mundo en 80 días”, que organizó la Fundación Yo Niño, han ido destinados a la rehabilitación y equipamiento de este centro, al que acuden niños derivados por los Servicios Sociales del Ayuntamiento, organismo colaborador con el centro desde sus inicios.

Cayetano comentó en el acto de presentación que “En la fundación apostamos por la infancia y la educación porque la educación es el vehículo principal para que los niños puedan cumplir sus sueños y es una de las cosas que nadie te puede quitar el día de mañana” prosiguió su discurso explicando que “hay muchas necesidades con las que colaborar en España por lo que no podemos dejar de aportar nuestro granito de arena y qué mejor que ayudar a los más pequeños”.

Por su parte, José Ignacio García Guzmán, presidente de la fundación Yo Niño comentaba que “La fundación Aldeas Infantiles encaja perfectamente con el proyecto de Yo niño por su orientación hacia la infancia vulnerable y su apuesta por la educacion y el apoyo escolar por lo que estamos muy orgullosos de que el proyecto de “la vuelta al mundo en 80 días” de Cayetano finalice con la rehabilitación y capacitación de este centro que tanto bueno hará por los niños”.

David Fandila “El Fandi” no quiso dejar de acompañar a su amigo y compañero en la labor que Cayetano hacía en su tierra y declaraba que “Estoy impresionado por la labor que se hace en el centro y por la implicación de los educadores en el proyecto. Es un acto de máxima generosidad y bondad y siento respeto y admiración por ellos.”

Durante su visita, los toreros estuvieron acompañados por el director de Aldeas Infantiles SOS en Andalucía, Javier González Vigil, y por los educadores del centro, en el que se atienden a una treintena de niños de entre 6 y 16 años y a sus familias. Allí, los menores reciben apoyo escolar, meriendan y realizan actividades educativas y lúdicas, mientras los padres encuentran apoyo en las responsabilidades de cuidado de sus hijos. El objetivo de los Centros de Día de Aldeas Infantiles SOS (17 en España) es fortalecer a las familias vulnerables para que puedan solventar sus dificultades y se evite, así, la separación de padres e hijos.

Sobre Aldeas Infantiles SOS

Aldeas Infantiles SOS es una organización internacional, privada, de ayuda a la infancia, sin ánimo de lucro, interconfesional e independiente de toda orientación política, fundada en 1949 en Imst (Austria) y con presencia en 134 países. Su labor se centra en el desarrollo del niño hasta que llega a ser una persona autosuficiente y bien integrada en la sociedad.

Trabaja para fortalecer a las familias vulnerables, de modo que puedan atender adecuadamente a sus hijos; protege a los niños que se han visto privados del cuidado parental, a los que brinda un entorno familiar protector en el que puedan crecer sintiéndose queridos y respetados, y acompaña a los jóvenes en su proceso de maduración e independencia.