Captura de pantalla 2016-05-12 a las 13.11.53

No todo es lo que parece…”, dice, enigmático, Cayetano al desvelar que su disco de música favorito es Back in Black, de AC/DC. Los tópicos sobre los toreros se caen, como palos de sombrajos, cuando uno se encuentra cara a cara frente a este miembro de la dinastía taurina de los Rivera Ordóñez, que acude a esta entrevista con Antonio Acevedo, su socio en varias de sus empresas del mundo del lujo. Los habrá todavía, ¡seguro! Nos referimos a toreros surgidos de entornos humildes, dispuestos a poner en peligro su vida para abandonar la pobreza extrema, como sucedía el siglo pasado, y hacerse millonario. Pero la nobleza de la torería actual está formada por segundas, terceras e incluso cuartas generaciones –como es el caso de Cayetano– de dinastías de grandes figuras que han encontrado en la Fiesta el aliciente de intensidad que buscan en sus vidas.

 

Cayetano Rivera Ordóñez, hijo del gran Paquirri, nieto de Antonio Ordóñez y sobrino nieto de Luis Miguel Dominguín –el padre de Miguel Bosé–, reconoce abiertamente ser un torero ‘atópico’, al ser preguntado por los tópicos erróneos sobre él. “Lo normal en la carrera de un torero es empezar muy joven. Y yo debuté a los 28 años, cuando ya había tenido la oportunidad de tener ‘otra vida’, para formarme como hombre y como persona antes que como torero”.

 

Puedes adquirir tu ejemplar en los quioscos