PG13C3F3_221438

EL MUNDO

Otro que rayó a buen nivel fue Cayetano con el tercero, sin duda, el mejor ejemplarde una variada corrida de Loreto Charro. Toreo elegante de capote y muy sincero con la muleta, en series sobre ambas manos de muy buena ejecución. El susto llegó en la suerte suprema, al resultar cogido aparatosamente al enterrar la espada en el primer envite. Afortunadamente no hubo mayores consecuencias que una sonora bronca a la presidencia por no concederle la segunda oreja. Después de ser asistido en la enfermería salió para dar cuenta del sexto, toro más deslucido pero con el que volvió a poner toda la carne en el asador aunque la faena no llegara a coger vuelo…

LA VOZ DE GALICIA

En el caso de su hermano Cayetano no se cumplió eso de que a la tercera va la vencida. Tras pisar la arena como novillero hace once años y debutar como matador en la feria de A Peregrina del 2016, ayer lo puso todo para intentar, por fin, salir a hombros de la arena. Con Preferido, una astado que a las primeras de cambio se dejó un trozo de cuerno contra la madera de uno de los burladeros, se arrimó y arrancó olés y aplausos. A la hora de entrar a matar sufrió un revolcón, un percance que, en principio, no tuvo mayores consecuencias.

MUNDOTORO

Cayetano dibujó buenos lances a la verónica al tercero, un toro con duración pero sin acabar de romper al que elaboró una faena con ritmo y temple sobre ambos pitones, con gran variedad y buen gusto en los remates. Remató la obra de una gran estocada siendo prendido en el muslo derecho al entrar a matar. Cortó una oreja tras fuerte petición de la segunda y pasó a la enfermería.

Tras ser atendido, volvió al ruedo con un vendaje para lidiar al sexto, un toro noble al que Cayetano recibió a pies juntos con muchas ganas. Inició la faena por bajo, con entrega, una labor casi al completo al natural a la que faltó limpieza. Mató de pinchazo y descabello y fue silenciado.

APLAUSOS

Genuflexo recibió Cayetano al tercero del festejo, frente al que estuvo muy firme e importante, especialmente en el toreo al natural. Variado en el tramo final por estatuarios y los doblones por abajo. Cobró una voltereta entrando a matar, librándose de milagro. Fue premiado con una oreja. El sexto fue un toro incómodo, áspero, no dejó estar a gusto a Cayetano. Sin fijeza y de corto viaje. El madrileño, que salió de la enfermería con dos varetazos tras la voltereta en su anterior toro, lo intentó con disposición y mérito antes de saludar una ovación.

EL FARO DE VIGO

Sin embargo nos quedaba Cayetano, y disfrutamos de una lidia a su primero del lote que vino acompañada de una sutil elegancia en el manejo de la muleta. Unos ayudados por alto llevaron a su faena hasta los prolegómenos de la espada que determinaría el poder tocar pelo. Y al contrario de su hermano la emoción de esta suerte si que la sintió la plaza , tanto fue este empeño , que el diestro resultó derribado sufriendo incluso un pitonazo en su muslo derecho que recobró la valentía de su ilustre Familia en una suerte que lo define todo. Una oreja con gran petición de la segunda fue su premio,

FOTOGRAFÍA: LA VOZ DE GALICIA